Warning: is_dir(): open_basedir restriction in effect. File(/tmp) is not within the allowed path(s): (/home/admin/web/argentinorosario.com.ar/public_html:/home/admin/tmp) in /home/admin/web/argentinorosario.com.ar/public_html/wp-content/plugins/wp-simple-firewall/src/lib/vendor/fernleafsystems/wordpress-services/src/Core/Fs.php on line 462
Archivos | Club Atlético Argentino
Las nuevas generaciones del barrio vienen asomando

Las nuevas generaciones del barrio vienen asomando

Los niños del barrio Sarmiento viven con gran emoción entrar al Olaeta, ir a los entrenamientos y patear una pelota en el campo de juego de nuestro estadio.

Es por eso que día tras día es común ver a chicos como Facundo que demuestran que la pasión por el club del Barrio se lleva desde chiquito..

Argentino apenas empató

Por Javier Parenti (especial para www.argentinorosario.com.ar)

Cómo no le va a ganar a Central Ballester, si venían de comerse 5. Hay que hacerles al menos 4 goles y pasarlos por arriba. Sí, mucho pálpito, pero realidad cero. No sólo Argentino estuvo muy lejos de superar a su visita sino que rescató un punto. Cuando parecía que la pelota ya no entraría, a un puñado de minutos del final. Merecido. Aunque no por buena actuación del equipo sino porque nadie debía quedarse con las tres unidades como premio.
Un empate rescatado desde la intención. Del ir hacia adelante en busca del gol con ganas y poquísimas ideas. A la carga, demostrando que era local y se sentía obligado. Pero lejísimos de hacerlo con el juego con el que los salaítos se habían alzado con los últimos dos partidos. También vale, aunque sirve de poco en cuanto al crecimiento del equipo y porque desde lo numérico Argentino debe ganar todos los partidos en el Olaeta para que no se le escapen los primeros, que vienen de arrastre cosechando victorias y ya le sacaron 5 puntos de ventaja a los dirigidos por Fabián Belén.
Si el partido hubiera finalizado igualado sin goles estaba bien. Pero como a un minuto del final de la primera mitad Central Ballester encontró la ventaja con un tiro libre, tras un contraataque, Argentino tuvo que redoblar esfuerzos para entrarle a un rival que se paró para defender como sea, apostando a dar otra sorpresa de contra.
Como aquella de Pastrana en el minuto 43 que obligó a Alan Domínguez a frenarlo a centímetros del área. Ahí Barraza la abrió para Barba que le pegó con un fierro y rompió el arco de Andrada. Más que sorpresa, si fue la única oportunidad de gol, más allá de que en los primeros diez minutos de juego se había parado mejor.
El salaíto tampoco había hecho méritos, pero Villegas distribuía bien (a los 19’ le metió una pelota bárbara a Mazzia, al que cortaron en el área en una jugada que pareció penal) y Pons exigía pero no lograba conectar por poco (34’), mientras que al combinar con Mazzia a su compañero también le faltaba el punch de partidos anteriores.
Y quedaba todo el segundo tiempo para cambiar los números. Sin embargo, el salaíto no varió en su juego enredado y sin claridad primó el riesgo de ir dejando huecos que la visita no logró aprovechar.
Una podía quedar en el área. Había que tener suerte y el salaíto contó con ella. La pelota cayó por izquierda, la visita defendió mal, Mazzia cortinó al arquero y Verón la enganchó justa para mandarla al fondo del arco y permitir que al menos un punto se quedara en Rosario, aunque jugó ante el último.

Desde los vestuarios

“Por suerte hice el gol”

“Nos faltó juego y alcanzamos el empate por las ganas que pusimos en el segundo tiempo. Por suerte se me dio el gol en el final y si bien no es lo que queríamos sirve para seguir sumando mientras intentamos crecer como equipo”, señaló Pablo Verón cuando dejaba el estadio salaíto acompañado por su familia.
“El problema fue que nos agarraron mal parados en esa jugada del final del primer tiempo y lo peor es que siento que yo debía estar ahí porque era mi marca. Decí que hice el gol y empatamos, pero no me voy conforme porque queríamos seguir con la racha de triunfos”, agregó el volante salaíto.
Mientras que el entrenador Fabián Belén reconoció que “jugamos mal, por fortuna encontramos el gol y el punto”. El DT, que no pudo ingresar a la cancha porque le habían retenido el carnet en AFA porque tenía una fecha se suspensión al ser expulsado ante Ituzaingó, indicó que “lo bueno es que sabemos cuáles fueron las fallas y las podemos corregir en la semana”.

Fuente: La Capital

Fuente: La Capital

Confirmado jugamos el Domingo 15.30 en el Olaeta

Confirmado jugamos el Domingo 15.30 en el Olaeta

Con el arbitraje de Luis Comesaña por la 4ºta fecha el salaito y Central Ballester jugarán por primera vez en la historia. Pese a que Central Ballester no viene bien en el torneo, perdio tres consecutivos y renunció su DT, no deja de ser un rival dificil. Es por eso que el salaito no deberá subestimar el rival. Como adelanto abrá partido preliminar, la primera local B que marcha puntero en el torneo Mariano Reyna jugará en el Olaeta a partir de las 11hs.

El salaito va por otro triunfo

El salaito padeció las malas condiciones del campo de juego de Puerto Nuevo. El Olaeta.. Un billar

La Copa Argentina incluiría a los equipos de la D

Ha tomado forma el rumor de que en febrero de 2011 arranca la Copa Argentina, torneo en el que competirán equipos de todas las divisiones. La posibilidad, con la que se ha especulado largamente, ofrece una variedad de alternativas.

Según la escasa información con la que se cuenta, en esta competencia, a desarrollarse entre febrero y septiembre, participarán todos los equipos de cada divisional, además de combinados del interior del país. La interpretación más probable es que competirán los equipos directamente afiliados, de Primera “A” a Primera “D” (más los que estén en el Nacional “B”, afiliados o no), y no todos (o un gran porcentaje de) los que juegan los torneos Argentino “A” al “C”.

A ellos se agregarían “combinados del interior”, que podrían ser selecciones de provincias, o de regiones. En apariencia, estos combinados restan federalismo al torneo, pero tal vez resuelvan la cuestión económica de cómo hacer que los equipos del interior puedan disputar la competencia sin que se haga prohibitivo. Del mismo modo, un combinado provincial podría tener más chances de competir a un nivel más alto que un equipo suelto.

El único antecedente de una Copa Argentina es el disputado en 1969 y 1970, más que nada porque la Confederación Sudamericana había creado un torneo para los ganadores de copas, y entonces había que jugar una copa (el torneo se llamaba “Recopa Sudamericana”). La edición de 1969 fue ganada por Boca Juniors, que venció en la final a Atlanta. Pero fue el equipo de Villa Crespo el que jugó el torneo internacional, porque Boca se clasificó a la Libertadores por otro lado. La edición de 1970 no terminó. Se llegó a jugar la primera final entre San Lorenzo y Vélez, pero la revancha nunca se disputó. ¿Por qué? Porque la Recopa Sudamericana pasó a mejor vida, y no tuvo sentido terminar un torneo que se jugaba sólo para clasificar a otro que ya no existía (en realidad, se le había dado el carácter de amistoso, pero era el primer paso hacia su desaparición). Y, aparte, la existencia en esos años del Nacional ocupaba el lugar de una copa nacional.

Tal vez la conspicua y bienvenida ausencia de fechas entresemana en el próximo torneo Apertura sea una especie de preparación para jugar el campeonato de liga durante los fines de semana y dejar libre el resto de los días para la Copa.

¿Qué formato tendrá el torneo? Por ahora lo único que se puede hacer es especular, dado que la existencia misma del torneo es un rumor. En Europa se juega a eliminación simple. Sería razonable pensar que van a hacer una fase de grupos, de modo de permitir que todos los equipos jueguen dos o tres partidos y evitar, por ejemplo, que el combinado de Formosa quede eliminado con Nueva Chicago en la primera fase.

Hay 100 equipos en las cinco divisiones de la AFA (20 A, 20 B Nacional, 22 B Metro, 20 C, 18 D). De ellos, cinco participan en la Copa Libertadores, con lo cual deberían quedar afuera para que el calendario no se sature demasiado (y además pondrían suplentes, así que no se pierde mucho). Quedan 95. Hay 23 provincias más la capital. Suponiendo un combinado por provincia (uno de la capital no parece algo factible) quedarían 118 equipos. Para que un torneo de eliminación tenga un formato coherente hace falta una cantidad de equipos que sea potencia de 2. El más cercano es 128. Los diez equipos restantes pueden provenir de la división de algunas provincias para hacer combinados de media, o directamente de los mejores ubicados en el Argentino “A”.

De esta manera, los 128 podrían eliminarse en siete rondas simples hasta llegar al campeón (esto se puede hacer a partidos de ida y vuelta; si se hace un esquema bastante razonable de dos partidos cada tres semanas el torneo se termina en menos de seis meses). O se puede armar 32 grupos de 4, lo cual puede ser bastante complicado de seguir (y de organizar). Otra opción es arrancar con una cantidad distinta, pero hacer entrar a los quince equipos restantes de Primera, que se supone que tienen mayor nivel, en rondas más avanzadas.

Pero la pregunta más interesante que presenta esta posibilidad no es sobre organización y formato, sino la consabida “por qué ahora”. En una nota de hace unos meses sobre la televisión, LR! especuló con la idea de crear torneos nuevos para abrir el mercado que se cerró (?) cuando la televisación del torneo principal fue estatizada. Específicamente, se especuló con la creación de la Copa Argentina a este efecto. Hay una plétora de canales deportivos (y no deportivos) que estarían dispuestos a pagar los derechos para transmitir un torneo en el que jueguen equipos de Primera. Varios de ellos son los que antes pagaban importantes sumas por la televisación de la liga, y ese dinero podría sumarse al que le entra a la AFA desde el Estado.

Cabe suponer que el torneo sería recibido con cierto escepticismo por parte de los clubes más poderosos. La cura para la falta de ganas de jugar un torneo es mantenerlo unos años, hasta que prenda. Pero antes de eso se le puede poner un incentivo: la clasificación del ganador a la Copa Sudamericana (o a la Libertadores, o a ambas). Esto es lo que ocurre en Brasil: el ganador de la Copa de Brasil va a la Copa Libertadores, por eso cada tanto la juega un equipo de la B. Uno de ellos, el Paulista, le ganó a River hace unos años. La Copa Argentina podría darle a algún equipo del ascenso argentino la posibilidad de imitarlo y darse el gusto de vencer, por ejemplo, al Palmeiras.

Fuente: La Redo

Adiós a un grande: murió Raúl Belén

23/08/10 Crack. Wing, campeón en 1958 y en 1961. Jugó en Newell’s y en la Selección.

PorEmmanuel Quispe

“Me da orgullo ser su hijo”, expresó ayer Fabián Belén, técnico de Argentino de Rosario. Hace bien: La Bruja Belén fue un jugador notable, un noble hombre y un crack más que con la pelota.

Por la izquierda, puros sueños y pura imaginación, Raúl Belén levantó el corazón de multitudes, desparramó marcadores por el suelo y le regaló una felicidad atrás de otra a los hinchas que primero disfrutaron de su fútbol y luego corearon su nombre. Por eso habrá tristeza hoy en esos hinchas ante la noticia de que aquel puntero izquierdo que deslumbró en Newell’s y en Racing, y que también llevó sus brillos a la Selección, murió en Rosario, su patria entrañable, en la que había nacido en el primero de los días de julio de 1931.

Le decían La Bruja a Belén, hábil, veloz, zurdo, primero más acomodado en la vieja posición de entreala, luego definitivamente instalado como puntero izquierdo. Venía desde atrás y era imparable, eludiendo rivales, tirando centros dibujados como la mejor geometría, llegando al gol seguido, sin que su residencia en la punta izquierda le quitara definición.

Los números que ya nadie borrará indican que La Bruja jugó 113 partidos y convirtió 27 tantos en la suma de las dos etapas en las que se enfundó el rojo y el negro de Newell’s, primero entre 1951 y 1956, después entre 1965 y 1966. En el medio, aunó gloria, fama y aplausos en Racing, para el que zigzageó con la zurda entre 1957 y 1964, en 170 partidos y 40 conquistas. El recuerdo popular puede repetir su apellidos en las dos delanteras campeonas de ese período: Corbatta, Pizzuti, Manfredini, Sosa y Belén, en 1958; Corbatta, Pizzuti, Mansilla, Sosa y Belén, en 1961. Con la Selección, dio la vuelta olímpica en el Sudamericano de 1959, intervinó en el Mundial de Chile de 1962 y acumuló 31 partidos con 9 goles. Más adelante, fue entrenador de Newell’s y de Tigre.


FUENTE : Diario Clarin