Un sabado como el de hoy, pero hace cinco años, se producía uno de los acontecimientos mas tristes en los 103 años de vida deportiva e institucional del Club Argentino.
El descenso a la primera “D”, fue un hecho inedito y sin antecedentes en la historia del salaito que hasta el dia de hoy nos condena. Si cinco años mas tarde seguimos padeciendo el karma de no poder abandonar la divisional.

descenso 2010

De aquella tristemente recordada frase “el barco se quedo sin nafta” al presente no mucho se pudo cambiar. Las limitaciones económicas y profesionales de la categoria obliga en algun momento replantearnos seria y responsablemente recuperar la memoria y volver a la 1º C.
Por ahora, se trabaja a pulmón con las limitaciones propias de un club de primera D. Jugadores amateurs, dirigentes que se desviven para poder juntar dinero para cortar el cesped de la cancha o comprar la pintura para pintar el area 18 para los dias que jugamos de local es un reflejo de lo que vivimos en Argentino.
Ojala algún dia podamos revertir este duro momento y al menos tengamos la esperanza de recuperar la gloria perdida.
Por ahora la única verdad es la realidad con la que se lucha día a día.

Promovuelta