Argentino le ganó 1 a 0 al último

(Especial para www.argentinorosario.com.ar) Por Javier Parenti

Tiro libre de Verón al área, Ulloa la ganó, superó la resistencia del arquero y de zurda marcó el 1 a 0 con el que Argentino le ganó a Barracas Bolívar. Era lo que necesitaba el salaíto. Jugaba obligado a vencer y lo consiguió. Por una diferencia mínima sobre el último de la tabla, pero suficiente para dejar atrás tres derrotas al hilo.

La victoria fue merecida. Por intención de juego, por supremacía, por chances de goles. Aunque la última pelota casi cambia el estado de ánimo en barrio Sarmiento. Claro, no hubiese sido justo. Pero sí que asustó esa pelota que le quedó a Cristaldo, pero terminó chocando con la parte alta del alambrado de atrás del arco que da al shopping.

Y el abrazo de los jugadores con la victoria consumada sintetizó lo que necesitaban esta alegría.

La buscaron sin dudar. Sin desplegar un gran juego pero mirando al arco de enfrente. Peleando cada pelota ante un adversario que se mostró con mayores limitaciones, por las cuales está último, aunque de los 8 partidos que perdió, 7 fueron con este resultado (el otro, 1-2).

Con la ventaja, Argentino mantuvo la actitud buscando aumentar la diferencia porque entiende que es mejor defender lo que consigue con la pelota que retrasándose. Lo hizo mejor durante la etapa inicial, pese a que no llegó con claridad al arco de la visita como sí lo hizo en la segunda mitad.

Las ansias de vencer jugó en contra de los dirigidos por Belén, la falta de confianza propia de los últimos resultados negativos pesaba.

A los 55’ Pons no sacó provecho de un empujón en el área para que el árbitro sancionara penal. Tres minutos después Mazzia canchereó y le dejó la pelota en las manos al arquero. Y a los 62’ un tiro libre de Villegas terminó en córner por una buena tapada de López.

La D es una divisional de mucho roce, una costumbre que por lo general los árbitros pasan por alto, aunque no fue el caso de Pablo Giménez cuando vio el que protagonizaron el salaíto Calero y Kunz y les mostró la roja. Algo que no cambió el destino del juego. Como tampoco hubiera pasado nada si dejaba pasar que se rompió el banderín del córner y cortó el partido un par de minutos.

Igual, el partido parecía ya estar destinado a finalizar 1 a 0. Tal vez por eso no valió la pelota que mandó a la red Mazzia (off side) y se estampó en el alambrado la del 2 visitante en el quinto minuto agregado. Argentino tenía que ganar, no importaba ni cómo ni por cuánto. Y la mínima diferencia valió lo mismo que si hubiese goleado

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=pC3Tcvwb6r8&feature=player_embedded[/youtube]

Desde los vestuarios salaitos:

En cuanto al gol, el volante externo dijo: “Lo preparamos en la semana, me quedó en el medio del área y se me fue un poquito larga, pero por suerte pude superar al arquero, darle con lo justo de zurda y entró”.

Pero Ulloa insistió en resaltar el triunfo: “No jugamos tan bien como podemos, pero dejamos todo en la cancha, como siempre, y pudimos festejar”.

“Importaba el triunfo””Teníamos que ganar, estábamos presionados por los últimos resultados y lo que importaba era quedarnos con los tres puntos. Lo conseguimos y esto nos va a permitir tranquilizarnos para despegar como equipo. Ahora tenemos que lograr ganar de visitantes y vamos a ir por ello la próxima fecha ante Argentino de Quilmes”, dijo la figura del triunfo salaíto Juan Martín Ulloa.

Fuente: La Capital